¿Será el USD el Rey del sistema monetario internacional para toda la eternidad?

 imagen divisas

No cabe duda de que el dólar estadounidense es el centro del sistema monetario internacional desde que adquirió un papel hegemónico a partir de la firma del acuerdo de Bretton Woods en 1944. Más de siete décadas siendo el Rey indiscutible pero ¿será así para toda la eternidad? Aunque parezca paradójico, a veces echar la vista hacia atrás ayuda a comprender la situación actual, así que es lo que me propongo hacer.

EEUU salió fortalecido de la II Guerra Mundial y se construyó un sistema monetario cuyo eje era el USD: éste pasó a ser la única divisa plenamente convertible en oro y con ello también pasó a ser la más deseada entre todas las demás. Aquello hizo que la reina hasta entonces –la libra esterlina– diera paso al nuevo rey, el dólar estadounidense; al mismo ritmo que decaía la libra esterlina aumentaba el papel predominante del dólar. A partir de entonces ha mantenido su posición de liderazgo en todos los sentidos: actualmente el 64% de las reservas en moneda extranjera de todo el mundo, el 45% de los pagos internacionales realizados y el 65% de las transacciones realizadas en el mercado de divisas son en USD. Pero me pregunto si en el panorama económico que se vislumbra de cara a futuro esto seguirá siendo así. El sistema económico mundial en el que vivimos es multipolar, es decir, tanto en términos comerciales como financieros, políticos o incluso militares, se pueden observar claramente diferentes focos de potencia en el mundo, destacando especialmente EEUU, la Unión Europea y China. ¿Hasta qué punto a largo plazo es factible e incluso eficiente la convivencia de un sistema monetario unipolar –basado en la indiscutible hegemonía del dólar– con un sistema económico multipolar? Posiblemente haya quien opine que resulta impensable que el dólar pueda perder su papel predominante y no digo que no sea así, al menos en un corto-medio plazo. Pero también era impensable que la libra esterlina lo perdiera en su momento y si nos remontamos más en la historia podríamos decir lo mismo del ducado o del besante. ¿No será una cuestión de tiempo?

Ya ha habido ocasiones anteriores en las que las circunstancias hicieron pensar que el dólar podía perder su hegemonía: la primera, en la década de los setenta, cuando se rompió el sistema de Bretton Woods y el dólar dejó de ser convertible al oro, hubo quien planteó que el debilitamiento del dólar podía derivar en una pérdida de su supremacía. Pero no fue así. El Acuerdo de Jamaica firmado en 1976, que reconoció de manera formal el sistema de cambio flotante, no cambió la situación hegemónica del dólar. La segunda, fue con la constitución de la Unión Monetaria Europea: se esperaba que el euro pudiera llegar a ser tan importante como  el dólar. Sobre todo cuando Reino Unido se adhiriera al euro. Pero no se llegó a producir tal acontecimiento y desde luego tampoco se espera que se produzca. Reino Unido tiene claro que no quiere pertenecer a la Unión Monetaria Europea y no tiene claro si quiere pertenecer a la Unión Europea. Con uno de sus principales socios en esta disyuntiva y con la percepción generalizada de que Europa es incapaz de actuar de forma unida en la escena internacional, el euro no parece que vaya a alcanzar sus aspiraciones de hace década y media.

Ahora bien, no nos olvidemos del tercer foco de potencia en el mundo que puede hacer que haya una tercera ocasión en la que nos replanteemos la hegemonía del dólar: China.  En poco tiempo el yuan ha logrado entrar en el top 10 del mercado de divisas, ocupar el 4º lugar en pagos internacionales (aunque con el 2,8% frente al 44,8% del USD), tener presencia en las reservas de 70 bancos centrales (aunque con un porcentaje del 1%) y la inclusión en los Derechos Especiales de Giro del FMI. ¿Quiero decir con esto que creo que el yuan va a jugar un papel similar al del dólar? Rotundamente no. Lo que quiero decir es que cuando se observa claramente que hay más de una potencia económica conviviendo en un sistema monetario basado en la divisa de una única, surgen tensiones y pueden tomarse decisiones que hagan que el sistema monetario no dependa tanto de una única divisa. Las alternativas son muchas y muy variadas, es decir, el rey no tiene por qué ser sustituido por otro rey sino por otro sistema monetario diferente. Ahora bien ¿se podría llegar a hacer un planteamiento serio de un nuevo sistema monetario? ¿Las principales potencias económicas serían capaces de cooperar al nivel que este planteamiento lo requiere? Tengo más dudas acerca de la segunda cuestión que sobre la primera.

Sara Urionabarrenetxea

Sara Urionabarrenetxea Profesora en la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU)

EPSV. Incidencia de la sentencia del Tribunal Constitucional 97/2014 y novedades en Planes de Pensiones

eq3bn_nw_2

Javier Serna Antón      Finanzas Corporativas_Biscay Consulting

El pasado 12 de Junio de 2014 el Tribunal Constitucional emitió la sentencia 97/2014 que afectaba a diversos preceptos de la Ley 5/2012 sobre Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV), sentencia que se publicó en el BOE el pasado 4 de julio de 2014.

Esta sentencia ha dado mucho que hablar en los últimos días por lo significativo de algunos de los artículos de la Ley de EPSV que han sido considerados inconstitucionales.

Al margen de la idoneidad o no de la sentencia, de los argumentos utilizados en la misma y de las motivaciones, temas estos sobre los que entraríamos en connotaciones y opiniones personales, entendemos relevante profundizar en aquellos aspectos que puedan afectar directamente a los clientes.

La sentencia básicamente trata de asociar los Planes de Previsión (para entendernos los contratos en los que se instrumentan los derechos y deberes dentro de una EPSV) con los Planes de Pensiones y por lo tanto trata de asimilar la legislación de uno y otro instrumento.

 A partir de esa diferenciación en concreto han sido considerados inconstitucionales hasta 8 artículos de la Ley de EPSV (algunos de ellos en varios de sus apartados y otros incluso en su totalidad). No obstante en la práctica para los titulares (socios) de EPSV dos de las inconstitucionalidades son de especial relevancia, y una muy especialmente como es la que afecta a la posibilidad de rescate del patrimonio al haber alcanzado los 10 años de antigüedad.

 Los dos aspectos prácticos más relevantes que pueden afectar a nuestros clientes son:

 Movilización de derechos de un Plan de Previsión (EPSV):

El artículo 22 de la Ley de EPSV recogía expresamente todo lo relativo a la movilización de derechos entre Planes de Previsión Individuales de Empleo y Asociados y ha quedado anulado en su totalidad.

 Ese artículo ponía limitaciones a la posibilidad de traspaso de un Plan de Empleo a uno Individual, con lo que cabe entender, y no deja de ser una interpretación, que a partir de ahora para movilizar un Plan de Empleo a uno individual deben cumplirse los requisitos que marca la legislación de Planes de Pensiones, que en este caso indica que es necesario que exista ruptura de relación laboral, sin más requisitos adicionales.

 Rescate por 10 años:

Al considerar los Planes de Previsión (EPSV) como algo similar a los Planes de Pensiones y no como Contratos de Seguro como ocurría hasta ahora, la situación que se genera es que queda anulado el artículo 23.1 a) de la Ley de EPSV que hacía referencia a la posibilidad de rescatar el patrimonio de las EPSV al haber alcanzado los 10 años de antigüedad.

Esta era una característica diferenciadora esencial de los Planes de Previsión (EPSV) con respecto a los Planes de Pensiones, y que por lo tanto ahora queda anulada.

Muchas han sido las interpretaciones sobre la retroactividad o no de esta medida y sobre las consecuencias de la misma.

Definitivamente ha sido el Gobierno Vasco, a través de su Departamento de Hacienda y Finanzas, del que dependen las EPSV, quien ha emitido una Resolución interpretativa para el sector a los efectos de que puedan aclarase de inmediato las dudas generadas.

A partir de esa Resolución de Gobierno Vasco debe entenderse lo siguiente:

 Aportaciones hasta 04/07/2014:

Las aportaciones realizadas con anterioridad a 4/07/2014 a Planes de Previsión (EPSV) Individuales o Asociados, que tuvieran recogido como derecho de sus partícipes/socios el derecho de rescate, MANTENDRÁN ese derecho de rescate.

El derecho a rescate es sobre el número de partes alícuotas o participaciones que cada persona tuviera a la fecha de 3/07/2014.

Obviamente es independiente que a 03/07/2014 se tengan ya o no cumplidos los 10 años de antigüedad. La Resolución lo que marca son las partes alícuotas /participaciones de cada persona que mantienen el derecho a rescatar una vez cumplan los 10 años de antigüedad.

Derecho, por cierto, que no hay que confundir con obligación de rescatar. Se alcanzará el derecho una vez se cumplan 10 años de antigüedad y se podrá ejercer a partir de ese momento en cualquier ocasión.

Aportaciones a partir de 04/07/2014:

Las aportaciones realizadas con posterioridad a 4/07/2014 a Planes de Previsión (EPSV) Individuales o Asociados, NO tendrán derecho de rescate al cumplir los 10 años de antigüedad.

Gobierno Vasco ha instado a las EPSV a remitir a sus socios/partícipes, certificado nominativo del número de partes alícuotas /participaciones atribuidas a cada persona en cada Plan de Previsión a 3/07/2014, indicando que esas conservan el derecho de rescate.

Pocas semanas después de la difusión de esta sentencia, se ha conocido la voluntad del Gobierno de impulsar la liquidez de los Planes de Pensiones. Curiosamente ese impulso va a venir por la aplicación en Planes de Pensiones de la Liquidez por 10 años de antigüedad.

Así, las aportaciones que se realicen a partir del 1 de enero de 2015 podrán recuperarse al alcanzar los 10 años de antigüedad, es decir a partir de 2025. Las aportaciones realizadas con anterioridad también podrán rescatarse pero a partir de la misma fecha; es decir, no cuando se cumplan 10 años desde que se realizaron, sino desde 2025.

Esta nueva situación, de la que sus condicionantes, requisitos, etc… se conocerán más adelante, genera una nueva duda en relación con la sentencia del Tribunal Constitucional con respecto a las EPSV anteriormente comentada: ¿Será de aplicación esta nueva ventana de liquidez que se abre para los Planes de Pensiones a las EPSV? La lógica indica que sí pero no es la lógica la que mueve estos asuntos por lo que habrá que esperar acontecimientos.

Javier Serna Antón

 

Hay vida más allá de los depósitos

El depósito es el vehículo de inversión tradicional para los pequeños ahorradores. Hasta tal punto que España es el segundo país de la eurozona en volumen de depósitos, solo superado por Alemania. La seguridad que ofrece este producto, cubierto hasta los 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), y las suculentas rentabilidades que han ofrecido todas las entidades en los últimos años, muy superiores a las del resto de países de la eurozona, los presentaban como un caramelo apetitoso para el pequeño ahorrador, y más en momento de turbulencias económicas como los que hemos vivido desde que comenzó la crisis financiera.

Pero el escenario cambió a principios de 2013 cuando el Banco de España limitó la rentabilidad de los depósitos. El organismo tomó esta decisión con el objetivo de eliminar la guerra del pasivo entre entidades que estaba permitiendo unas generosas rentabilidades (por encima incluso del 4%) para los particulares. En el fondo, la estrategia del regulador se enmarcaba dentro de un plan para que la mejora de los márgenes de la banca abriera la puerta a que las entidades comenzaran a prestar dinero.

Lo cierto es que esas rentabilidades cercanas al 4% son agua pasada. En un sólo año, la rentabilidad media de los depósitos a un año se ha reducido del 3,27% al 1,41%. Y esta tendencia a la baja se ha acelerado de cara a los próximos meses, en los que será muy complicado ver rentabilidades por depósitos a corto plazo más allá del 1%. Un año después, la necesidad de pasivo en las entidades no es tan acuciante gracias, entre otras cosas, a la relajación de la deuda española que ha permitido exitosas emisiones de las entidades. Pese a este bocado en la rentabilidad, es curioso observar como los particulares mantuvieron su predilección para con los depósitos durante el 2013.

¿Pero por qué ha ocurrido esto? La explicación a este comportamiento la podemos  encontrar en el perfil conservador del inversor español, acentuado aún más con la crisis económica. Pero tampoco debemos obviar que existe un déficit en la formación financiera de los ahorradores, que apenas conocen las ventajas que ofrecen otros productos financieros alternativos.

Por poner un ejemplo, la renta variable de varios países está dando interesantes resultados desde el año pasado, más allá de la volatilidad que afecta a los mercados por culpa de algunos acontecimientos geopolíticos como la crisis entre Ucrania y Rusia y el rebrote de la violencia en Irak. Es cierto que la bolsa siempre es una inversión arriesgada, no apta para todos los perfiles. Pero puede ser una buena oportunidad, sobre todo a través de los fondos de inversión, un vehículo que permite traspasar el dinero y las ganancias de un fondo a otro sin tener que tributar. No pagamos impuestos si utilizamos el dinero de un fondo para contratar otro, algo que seis de cada diez partícipes desconoce, como refleja un informe del Observatorio Inverco. Y además la oferta de fondos permite elegir entre aquellos que se decantan por posiciones de mayor o menor riesgo, ponderando más o menos distintos tipos de activos financieros (más o menos renta fija; más o menos renta variable; distintos entornos geográficos, distintos sectores económicos…)

La política de estímulos del BCE, en su batalla por la salida de la crisis, nos hace pensar que los tipos bajos, actualmente en el 0,15%, se mantendrán en los próximos meses o incluso que podrían bajar al 0%. Y en este escenario, las opciones para obtener una significativa rentabilidad pasan por asumir algunos riesgos, teniendo en cuenta tres reglas básicas: la primera regla que no existe el producto perfecto; la segunda, que siempre hay que atender al perfil inversor de cada uno, y la tercera y fundamental, no invierta en aquello que no entienda.

Juan Santos. Delegado del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España en el País Vasco

Alternativas de inversión para clientes conservadores

foto dni_guillermoGuillermo Fernández_Valor Óptimo EAFI

En un contexto de tipos de interés próximos a cero como el actual, la gestión de carteras es especialmente comprometida para los perfiles más conservadores ya que, más que nunca, es necesario asumir un riesgo específico para lograr una rentabilidad positiva. La remuneración de realizar una imposición a plazo y, en consecuencia, asumir cierto riesgo de insolvencia bancaria o comprar riesgo soberano en el mercado monetario mediante una Letra del Tesoro, apenas ofrecen una remuneración del 1% que si bien, en ausencia de inflación, supone una revalorización real del patrimonio, la ganancia puede parecer escasa.

Con estas premisas, el inversor debe ser consciente de que es necesario asumir otro tipo de riesgos: o bien estar expuesto a subidas de tipos de interés (mediante la inversión en renta fija con duración), o bien que la rentabilidad de su cartera esté vinculada al ciclo económico (en sus dos vertientes, a través de deuda o la participación en el capital de las compañías).

El activismo de los principales bancos centrales durante los últimos años no se ha limitado a reducir los tipos de interés, sino que sus medidas no convencionales han derivado en un entorno de abundancia de liquidez  que ha ido minimizando progresivamente la remuneración del riesgo duración y  de los diferenciales de crédito de la deuda corporativa. La reacción natural del inversor ante este escenario es un incremento de la exposición a renta variable pero, ¿qué puede hacer un cliente conservador cuya tolerancia a la volatilidad es limitada?

Ante esta disyuntiva planteamos dos posibles alternativas:

Renta fija convertible: Consiste en un híbrido entre renta fija y renta variable pero con cierto grado de convexidad, lo cual supone que este tipo de activo captura mejor las revalorizaciones bursátiles que los escenarios adversos. Además, los bonos convertibles también están expuestos a la evolución de los tipos de interés y la volatilidad implícita, pero el principal catalizador de su evolución es la renta variable y por eso planteamos este activo como una vía interesante para aprovecharse de un rebote bursátil sin que la volatilidad de la cartera sea demasiado elevada.

Esta tabla del M&G Global Convertibles Fund sirve como ejemplo más gráfico de los factores que determinan la rentabilidad de un convertible y de cómo estos bonos capturan asimétricamente las variaciones de la renta variable:

Articulo 15102013_Guillermo Fernández, Valor Óptimo EAFI_Página_1

Fondos de renta variable con baja volatilidad: Existen fondos que invierten en renta variable pero cuya volatilidad es menor que la del mercado. Esto se debe a que no son fondos “full invested” y mantienen un porcentaje importante de su cartera en liquidez. Como ejemplos de esta estrategia tenemos el Cartesio Y en RV Europa o GAM Star Global Selector con un perfil más global. Por último, también conviene citar el fondo Pioneer European Target Equity Income, un fondo de bolsa europea que reduce su volatilidad vendiendo opciones sobre las acciones que tiene en cartera, una estrategia que limita su potencial alcista pero le sirve de colchón en los episodios de sobreventa.

¿Cómo se comporta un bono convertible en la realidad? El caso de Pescanova 6,75% 05Mar15

Foto_German_Guevara

Germán Guevara Millán, EFP. Consultor Financiero

Colaborador académico de FIKAI

La teoría económica y financiera simplifica muchas veces la realidad, con lo que es usual que sus postulados no se cumplan en “el mundo real”.   Basta con recordar los modelos de crecimiento económico bajo el supuesto de que no hay impuestos ni inflación, o dentro del mundo financiero, suponer que todos los inversores son racionales (cuando muchas veces las decisiones de compra y venta tienen componentes emocionales, coyunturales e incluso nostálgicos).

Por esta razón es grato ver un ejemplo en que la teoría se vea tan fielmente reflejada en la realidad como el caso del bono convertible de Pescanova, con cupón del 6,75% y vencimiento 5 de marzo de 2015.

En los manuales, presentaciones, seminarios, etc; de bonos convertibles siempre se explica un cuadro como el siguiente:

BCvsA

Resulta muy sencillo ver (aunque sea para quién está dando la charla y en ocasiones no tan claro para los asistentes) que el precio del bono convertible se relaciona con el precio de la acción cuando ésta sube (parte derecha del gráfico) y se mantiene en la parte de renta fija si el precio de la acción cae (parte izquierda del gráfico).  Si la acción se desploma debido a que la empresa quiebre, el bono convertible (como cualquier bono) caerá en línea vertical pues los bonistas verán como muy posible un impago por parte de la empresa.  En la parte central, el bono convertible se comporta como un instrumento híbrido, participando en la revalorización de la acción de forma menos que proporcional, pero al mismo tiempo soportando mejor las caídas.

Pues todos estos escenarios se han presentado en el bono de Pescanova que se presenta en el siguiente gráfico:

pescanova

La línea negra corresponde al bono, mientras que la acción está representada por la línea amarilla.  Analizando el comportamiento de los dos activos, podemos resaltar que: 

  • El precio de conversión es 23,10 y el bono se emite en marzo de 2010 a la par.
  • Entre marzo y julio de 2010: se ve cómo justo al emitirlo la acción cae (esto suele pasar, pues como en las ampliaciones de capital, en la emisión de bonos convertibles hay un efecto dilución pese a que no haya certeza de la conversión) y el bono “aguanta” bien en torno a la par.  Se cumple la función de protección del BC.
  • Entre julio de 2010 y julio de 2011: la acción sube de aproximadamente 18 a 28 euros.  Siendo el precio de conversión 23,10, al comienzo de la subida el BC no se afecta, pues aún está lejos, pero en enero de 2010 vemos como la acción supera el precio de conversión y el bono comienza a subir de forma muy paralela a la acción.  El BC cumple su función de aprovechar las subidas de la RV.
  • En Julio de 2011, la acción cae estrepitosamente de 28 a 22 euros (-21,4%) mientras que el bono cae de 120% a 111% (-7,50%).  El BC cumple con su función de protección ante las caídas del subyacente.
  • Entre Julio de 2011 y marzo de 2012, la acción va oscilando entre caídas y subidas y el bono convertible captura esos movimientos pero de forma menos acentuada.  El BC cumple con su característica de convexidad.
  • Entre Marzo y Julio de 2012, la acción cae de 25 a 18 euros (-28%) y el bono cae de 112% a 94% (-16%).  El BC cumple con su función de protección.
  • En Agosto de 2012 la acción vuelve a caer un 34% de golpe (pasa de 20,5 a 13,5 euros) mientras que el bono convertible cae un 10,4% (pasa de 96% a 86%).  En este momento funciona bien el “bond floor” pues el BC se olvida de la parte de RV (la cotización está a 13,5 y el PC es 23,10).  Recordad que el bond floor no coincide con la par, sino con la cotización de la parte de renta fija.  Al haberse incrementado el riesgo, la TIR de este bono estaba alrededor del 12%.
  • Entre Agosto de 2012 y marzo de 2013, la acción se mantiene e incluso se recupera un poco hasta llegar a los 17,5 euros, mientras que el bono es totalmente indiferente a este comportamiento y su precio sube y se ubica en torno a la par seguramente porque la TIR del bono habrá caído y estaría en ese momento similar al cupón.  Recordar que la acción y el bono son títulos de la misma empresa, por lo cual si la acción ha subido seguramente es porque el mercado creía que la empresa se estaba recuperando y paralelamente, el riesgo de sus emisiones bajaría.
  • Marzo de 2013; la acción se desploma y Pescanova entra en suspensión de pagos.  El BC cae en paralelo, pero lo hace como cualquier otro activo de renta fija (recordar que para ese momento el BC se aguanta básicamente en su componente de RF) cuando la empresa que lo emite suspende pagos y se ve afectada por las noticias tales como administración fraudulenta o inexactitudes en sus estados financieros.

Conclusión: el evento de Pescanova nos ha servido para ver que en la realidad un bono convertible se comporta de la manera que se describe en el gráfico teórico, lo que no deja de ser un consuelo en estos tiempos en que la sofisticación de algunos activos financieros hace pensar a muchos que su evolución depende de lo que hagan dos bancos en Nueva York y uno en Londres.  Muchas veces es más predecible…

 

Propuesta de Reforma Fiscal (II)

Alfonso del Río Moreno. Abogado. Asociado Senior Deloitte Abogados

Alfonso del Río Moreno.

Abogado. Asociado Senior Deloitte Abogados

Colaborador académico de FIKAI

En un post anterior, hablábamos del acuerdo político del PNV y del PSE que, entre otras cosas, daría un marco para la nueva legislación fiscal en los territorios históricos del País Vasco.

En ese sentido, y de cara a que dicho pacto ganase un peso de carácter político (adicional al peso social que hasta ahora ya tenía) debía lograr un apoyo institucional adicional para poder adquirir una fuerza legislativa real en Juntas.

 Así el PP parece que se adherirá al acuerdo, y al efecto ha propuesto distintas medidas:

–         En cuanto a la eliminación de la reducción adicional a la que calificaban los mayores de 52 años por las aportaciones que realizaran a sistemas de previsión social, el PP propuso mantener un tratamiento más favorable para las aportaciones realizadas por dichas personas. No obstante, no sabemos aún si esto se incorporará (existe un anteproyecto en Bizkaia, que no lo recogía, y recientemente ha visto la luz el de Álava).

–         Respecto de las escalas de gravamen, las modificaciones sugeridas por el PP tienden a aumentar la presión fiscal de las rentas más altas protegiendo la capacidad económica de las rentas medias con dos acciones:

  • Sobre la base general, se prevé bajar un punto el tipo aplicable a contribuyentes con ingresos menores a 40.000 euros mientras se refuerza el apoyo del PP a los nuevos tramos para las rentas más altas.
  • Sobre la base del ahorro se propone un tramo de 0 a 2.500 euros al 20% al fin de proteger a pequeños ahorradores. Esta medida parece que prosperará en los futuros textos legislativos. 

–         Sobre la modificación de la deducción por adquisición de vivienda habitual, en la que el anteproyecto de Bizkaia establecía una reducción de la desgravación del 23 al 20% así como del límite de la misma de 2.300 a 1.700 euros para personas menores de 30 años o titulares de familia numerosa, el PP defiende el mantenimiento de una desgravación del 23% que parece que tendrá vigencia, aunque podría permanecer el límite del anteproyecto de 1.700 euros.

Como se ha dicho, el anteproyecto de Bizkaia, está siendo revisado antes de su tramitación y puede incorporar alguno de estos cambios. Habrá de esperar a los mismos para comprobar su eco en los otros dos territorios, sobre todo en Álava.

Propuesta de Reforma Fiscal

Alfonso del Río Moreno. Abogado. Asociado Senior Deloitte Abogados Alfonso del Río Moreno.
Abogado. Asociado Senior Deloitte  Abogados

Colaborador académico de FIKAI

Dos partidos, EAJ-PNV y PSE-EE, acaban de suscribir un pacto recogido en un documento en el que dan cabida a “cuatro acuerdos de País”: el acuerdo para impulsar la economía y empleo, el pacto fiscal, el de la revisión de la estructura institucional y de la Administración y, por último, el de sostenimiento del modelo social vasco.

Es el segundo de dichos pactos, el de la fiscalidad, el que ahora nos ocupa, y más concretamente, el anexo del mismo que desarrolla los cambios propuestos para el impuesto sobre la renta de las personas físicas (en adelante, IRPF).

Antes de abordar las propuestas para un futuro IRPF, hay que dar al acuerdo, el marco que le corresponde. A día de hoy, es un acuerdo entre dos de las fuerzas políticas más importantes de Euskadi, que necesitará de apoyos adicionales de otros partidos para que las tramitaciones de sus propuestas, además del marco que se quiere aprobar en el Parlamento de Vitoria-Gasteiz, acaben en reformas legislativas en las Juntas Generales de los Territorios Históricos. Ello a salvo quizá de Bizkaia, donde ambas fuerzas juntas alcanzan mayoría suficiente. Por ello es posible que las reformas finalmente aprobadas difieran en algún sentido de lo ahora acordado y que se desarrolla a continuación.

Entrando ya en la materia de dicho impuesto, hay que comenzar enunciando los “principios generales” pretendidos. Estos son, según el acuerdo, la búsqueda de una mayor progresividad, la garantía de la contribución personal adecuada a la capacidad económica del contribuyente, el incremento de la eficiencia de determinados beneficios fiscales, la disuasión de conductas contrarias a la búsqueda artificiosa de una menor tributación… Todas esas medidas, en resumen, encaminadas a incrementar la recaudación.

En cuanto a la progresividad, se proponen nuevos tramos de gravamen para bases liquidables de la parte general superiores a 91.370€ (al 46%),  para las superiores a 121.820€ (al 47%) y para las bases superiores a 177.650€ (al 49%). Además, la tarifa de la base del ahorro, pasaría a ser un 21% para los primeros 15.000€, 23% para los siguientes 15.000€ (entre 15 y 30 miles de €) y un 25%, para el resto.

Se limitan las cantidades que antes quedaban exentas, bien por irregularidad (se propone un límite de 300.000€ para integración reducida), o por despido (proponen un importe fijo exento máximo de 180.000€).

Además, la deducción por adquisición (que no alquiler) de vivienda se vería también limitada: a pesar de que el crédito fiscal global (en toda la vida del contribuyente) seguiría siendo 36.000€, la mayor base de deducción bajaría de 10.000€ a 8.500€ y los tipos de deducción serían del 18%, incrementándose solo hasta el 20% para familias numerosas o jóvenes.

En cuanto a las aportaciones a sistemas de previsión social, el límite empresarial se fijaría en 8.000€ y el individual, en 5.000€, permitiéndose solo una aportación global de 12.000€. Los mayores de 52 años ya no podrían aportar cantidades superiores a dichos importes, que les dieran derecho a reducción, y se eliminaría la deducibilidad de aportaciones tras la edad de jubilación.

Acerca del mayor control deseado, se enuncian varias propuestas para los contribuyentes que tributan por actividades económicas: se busca un régimen distinto (de estimación directa simplificada) que sustituya a los módulos, y se limitaría la deducibilidad de ciertos gastos con un historial de dudosa procedencia en este tipo de rendimientos por cuenta propia, como son los vehículos, restauración, regalos, promoción…

Y para terminar, se elimina la deducción por edad para rentas superiores a 30.000€, la deducción por donativos se bajaría del 30% al 20%, y se propone una nueva deducción por la participación de los trabajadores en sus empresas.

Sin ánimo de ser exhaustivo, estas serían las medidas más relevantes que afectan a la fiscalidad de las personas físicas, además de la propuesta de gravamen de un 1,5% para sucesiones en familiares de línea recta cuando la base (cantidad a heredar por cada contribuyente) supere los 400.000 euros.

Como conclusión, recordemos que estamos solo ante un compromiso de voto por parte de los dos partidos firmantes del pacto. Un pacto que asegura tener como uno de sus objetivos la armonización fiscal de los Territorios Históricos. Ello nos lleva a concluir que a los concretos términos de este pacto les queda un largo recorrido hasta su aprobación. Un camino en el que habrán de buscar apoyo de otros partidos y después, poner de acuerdo a las distintas Juntas para lograr esa ansiada armonización fiscal. Con el tiempo, veremos qué se pierde, qué se añade y qué permanece de todo lo expuesto, a lo largo de ese camino.

Traerá cola. En cualquier caso, buena suerte.

Bienvenidos amigos y amigas!

Juan Santos

Estrenamos una nueva versión en la web de Fikai, y con ella también algunas novedades como este BLOG, que queremos compartir con todos vosotros.

En el blog de Fikai periódicamente publicaremos artículos en los que se tratarán temas financieros, redactados por nuestros colaboradores académicos.

Nuestro objetivo es contribuir a extender la cultura financiera entre inversores, familias y sociedad en general. Creemos que con ello es posible evitar ciertos riesgos, como por ejemplo la contratación de productos financieros que no son adecuados para el inversor. Esto cobra especial interés sobre todo si consideramos que España es un país donde el 90% de los mismos se comercializa en las redes bancarias y, desafortunadamente, existen ejemplos recientes de compra de activos que han desencadenado verdaderos dramas entre las familias.

También este será el espacio para dar a conocer diferentes eventos de interés para los profesionales del sector, como pueden ser conferencias, jornadas, seminarios, congresos, o presentaciones de entidades o gestoras.

Nos gustaría hacer de este blog un lugar de encuentro participativo para todos los que compartimos intereses en el mundo financiero. Por eso os invitamos a colaborar con vuestras aportaciones.

Espero sinceramente que sea de tu agrado y cumpla con tus expectativas!

Juan Santos

Socio Director Fikai Consultoría Financiera